6/12/10

Jingū

Jingū

Este post, mas que nada, fue inspirado a que la imagen del TCG de Mitos y Leyendas me gusto mucho, y de hecho encontrar la carta me costo trabajo y hasta ahora no me he encontrado otra copia de la misma. Así que sin mas, es hora del wikki-attack.

Emperatriz Consorte Jingū (c. 169 – 269) fue una emperatriz consorte legendaria del Emperador Chūai y actuó como regente y líder "de facto" desde la muerte de su esposo en 209 hasta que su hijo el Emperador Ōjin accediera al trono en 269.

Según la leyenda, ella lideró un ejército en una invasión a Corea y regresó victoriosa a Japón después de tres años. Su hijo Ōjin nació después de su regreso.

La leyenda de la invasión de la península coreana por Jingū se basa en la interpretación tradicional japonesa de la estela Kwanggeto, hallada en Manchuria, que proclamó el dominio de Goguryeo sobre Manchuria y la parte norte de Corea. Estudios minuciosos han revelado que esta interpretación tradicional fue basada en una conjetura, debido a que algunas cartas importantes se perdieron, y en contexto se puede correlacionar más con las regiones del sur de Goguryeo, Silla y Baekje. Baekje ha tenido relaciones muy estrechas con Japón, incluyendo intercambios entre las dos cortes.

Muchos historiadores, incluyendo eruditos japoneses, rechazan la leyenda de Jingū. La historia de su reinado puedo haber sido inventado para explicar el período de interregno entre 200 y 270 registrados en el Kojiki y el Nihonshoki.

Anda la osa, como diria Homero Simpson. Ya sabia que Japón en alguna ocación habia querido invadir Corea, pero lo que no sabia ni me imaginaba es que era una mujer la que habria de conducir al ejercito japones. Solo puedo decir... WOW!!!

1 comentario:

Anónimo dijo...

En ocaciones, cuando ciertas condiciones se han dado, las mujeres han podido demostrar a lo largo de la historia cuan sorprendentes pueden ser, que no son diferentes a un hombre en cuanto a convicciones y capacidades y que el sexo devil solo es producto de las malas lenguas. Lindo post. Yo tambien conozco la historia, por desgracias es dificil separar el mito de la realidad, pero es alli donde reside el encanto supongo.